10.000 años

Un poema escénico-musical de Carlos Fernández.

10.000 años es la historia de una demolición. Asistimos al último acto de la vida de un hombre desahuciado física y mentalmente. La casa en la que vive desde hace años va a ser destruida y su último deseo es desaparecer con ella y en ella, bajo los escombros. Varias personas le acompañan en su última noche, preparados para darle una buena fiesta de despedida, con música, alcohol y fuego para purificarlo todo. Con la historia de la destrucción bíblica de la ciudad de Jericó como fondo alegórico, 10.000 años es una narración musical cuyo relato gira en torno a los recuerdos y la demolición de la memoria. Las voces de los personajes se tejen con el sonido de los instrumentos, creando un poema escénico-musical en el que la palabra y la música son los elementos principales, antídotos contra la destrucción de la memoria y contra la muerte. En 10.000 años se habla de la memoria como un espacio intangible de habitabilidad y convivencia. De los recuerdos como piedras frágiles que edifican el pasado y el presente, desfigurados por el tiempo, la acumulación de imágenes, el ruido, los sentimientos.
(fotos de Susana Paiva en Citemor).

10.000 años se estrenó los días 8 y 9 de agosto de 2008 en el festival Citemor (Montemor-o-Velho, Portugal), con texto y dirección escénica de Carlos Fernández López, dirección musical de Nilo Gallego, intérpretes y músicos Elena Alonso, Miguel Ángel Altet, Enrique Castro, Ikerne Giménez, Sara Martín y Emilio Tomé.

10.000 años fue pensada para estrenarse en el castillo de la localidad, al aire libre, alrededor de una enorme hoguera alimentada por decenas de muebles de madera. Aquí podéis ver una imagen del lugar:

CASTILLO

Unos meses después, estrenamos la obra en la Cuarta Pared dentro del Festival Escena Contemporánea. Aquí podéis ver el vídeo del estreno.

Aquí podéis ver algunos de los dibujos que realizaba durante la obra:

fernandez_spaiva_112

FICHA ARTÍSTICA Y TÉCNICA

Texto y dirección escénica: Carlos Fernández López.

Dirección musical: Nilo Gallego.

Intérpretes y músicos: Elena Alonso, Miguel Ángel Altet, Enrique Castro, Ikerne Giménez, Sara Martín, Emilio Tomé.

Dibujos: Emilio Tomé.

Ayudante de dirección: Elena Alonso.

Ayudante de producción: Marisa Amor.

Producida por Carlos Fernández López y el Festival Citemor (Montemor-O-Velho, Portugal).

Ayuda a la producción de la Consejería de Cultura y Turismo de la Comunidad de Madrid y Ayuda a la movilidad internacional de Matadero/Madrid (Ayuntamiento de Madrid).

Colabora: instituto Cervantes y Aula de estudios escénicos y medios audiovisuales de la Universidad de Alcalá de Henares.

Fernandez_SPaiva_98

Os dejo también un texto de Pablo Caruana a propósito de la obra, del festival Citemor y de algunas otras cosas:

(…) “Ahí entré y vi al gran Altet, diciendo uno de los más hermosos textos que yo he oído en escena: “Todos morimos solos, frente a la muerte, como perros” –creo que es así-. E Ikerne le daba a la guitarra, Emilio pintaba, Quique le daba a la batería, Elena cortaba muebles con hacha y Sarita miraba. Uno de los momentos más ambiciosos (en el mejor sentido de la palabra) de la escena independiente del teatro español de cambio de siglo. Y lo veía sabiendo que hoy, por lo menos ahora, está todo desaparecido. Seguí viendo “10.000 años” de Carlos Fernández. Me acordé que todo borrachito, la obra era al aire libre en el Castillo de Montemor, después de la función me cargué una palita de niño en una pequeña playa que Fernández, debe ser porque es asturiano, siempre pone en escena. Pero la noche en Pradillo iba larga, todo se iba deformando, o armando, y yo ya veía en esa palita siete mil quinientas trece cosas. Es paradójico, Fernández siempre se distanció mucho de Rodrigo García, pero aquella obra junto con algunas de Rodrigo representan, para el que escribe, uno de los momentos en donde ha visto al teatro independiente de este país con toda la máquina engrasada, dándole potencia a la escena, echándole madera, para que de manera centrípeta aquello explotase y abriese pechos.

El maratón terminó con Lengua Blanca, con esa joya que es “En las pistas de hielo”, creo que es la última que hizo Lengua Blanca, aunque uno no sabe pues los tengo desaparecidos. Y ese es otro puto momento del teatro español, así, hablando en plan histórico. Puto obrón lleno de trabajo y de hallazgos. De destilación artística. Ambas obras, “10.000” y “En las pistas…” vinieron a Madrid y no funcionaron, vinieron a Escena Contemporánea, dirigido por Paz Santa Cecilia. Y en Escena murieron. Nunca más se hicieron. Y ahí estaba viendo el video pensando en todo esto, pensando en cómo aquellas obras eran final cuando creíamos que eran rampa.”(…)

pliegos049_diezmil1

El texto de la obra fue editado por la colección “Pliegos de teatro y danza”, de Antonio Fernández Lera y se puede conseguir aquí.

 

Advertisements